Tips para conseguir una iluminación eco

El calentamiento global está dañando nuestra tierra, eso es un hecho. Por eso, cada vez somos más los que queremos aportar nuestro granito de arena y, una de las que más nos gustan es el ahorro de energía.

Hoy vamos a hablar, en concreto, de consejos para conseguir una iluminación eco de una forma sencilla, y es que el 25% de la energía que consumimos en nuestras casas se destinan a la iluminación. Estos son nuestros consejos, pero puedes ver más en esta web.

ideas-consejos.iluminacion-ecologica-ahorro-energia

Como elegir bombillas de bajo consumo

En primer lugar, podemos conseguir un ahorro sustancial de energía escogiendo entre las opciones más ecológicas y retirando aquellas bombillas más antiguas que consumen mucha más energía.

Las bombillas LED son una de las mejores opciones porque consumen muy poco y su durabilidad es muy alta, en torno a 70.000 horas que, teniendo en cuenta el consumo medio, supone unos 50 años de vida. ¿No crees que merece la pena?

Tecnología para acabar con el consumo inútil

Obviamente, además de optar por bombillas cuyo consumo sea mucho más reducido, hay que apagar las luces cuando no las estemos utilizando. Puede parecer absurdo que estemos dando este consejo pero, ¿cuántos nos dejamos alguna bombilla encendida porque vamos a volver “en un minutito”?

Hoy en día la tecnología nos brinda la oportunidad de evitar estas cosas con, por ejemplo, sistema de detección de movimiento. De esta manera, si no hay nadie en la habitación o en los alrededores, la luz se apaga automáticamente y se enciende cuando es necesario.

Energía solar

Otro de los aspectos que debemos valorar es si nos resulta rentable utilizar energía solar. Si tenemos espacio en nuestro hogar, nos podemos plantear la posibilidad de instalar placas solares aunque debemos valorar el impuesto actual que en nuestro país grava el autoconsumo.

La importancia de la decoración

Dentro de nuestro hogar, también es importante que pensemos adecuadamente la situación de los puntos de luz, para aprovechar al máximo la energía. En primer lugar, piensa en el uso que vamos a darle a la estancia, no es lo mismo la necesidad de un garaje o de una zona pensada para el estudio.

Apóyate en las luces centrales y en los puntos de luz donde consideres necesarios, por ejemplo, en la mesa de estudio, en la zona de comedor, o en la zona del baño. Además, por supuesto, alíate con la decoración. Opta por los colores claros, que reflejan la luz natural y evitan necesitar mayor potencia o mayores puntos de luz lo que supone, claro, un gasto mayor de energía lumínica.

Por otro lado, piensa en qué tipo de luz, si luz fría o luz cálida, es mejor para cada estancia, de esta manera, conseguiremos una luz adecuada. Por ejemplo, para estancias como el salón, el comedor o dormitorios es mejor la luz cálida pero para estudios o cocina se optará preferiblemente por la luz fría.

Y tú, ¿qué otros consejos tienes en cuenta para reducir el consumo energético en luz?