Shisheido, una apuesta por la ciencia y la belleza

A días de hoy contamos con innumerables marcas de belleza que destacan internacionalmente por su calidad, si bien algunas son L’Oreal o Olay u otras inglesas cómo Lancaster no hay que olvidar otra que copa el mercado y que cada vez cuenta con más seguidores; Shisheido.

Asia como embajador de la belleza

Para nadie es un misterio que las asiáticas cuentan con rituales de belleza tan efectivos como milenarios, y no es para menos. Hablamos de pieles de porcelana y cero imperfecciones. En estos patrones se basa este gran titán como son los productos de Shiseido. Su fundador intento recoger toda esta tradición con los avances más punteros en belleza y rejuvenecimiento. Es por ello, que no en vano esta firma cada vez es más habitual en escaparates.

Ciencia al pie del cañón

Esta compañía no deja de sorprendernos, no por seguir modas y patrones como muchas otras marcas sino que aboga por su propia línea de investigación. Shisheido busca la constante renovación en sus fórmulas. Productos rápidos, efectivos, comprobados y contundentes. En definitiva, una marca que no deja indiferente y que sin duda es una inmejorable inversión en belleza.

Captura

Un paso hacia lo natural y la tradición

Últimamente no dejamos de ver como cada vez aparecen más productos de belleza con la marca eco o de origen natural sin ningún tipo de alteración. En marcas como es Shisheido vemos no solo este factor sino que se toma lo mejor de la natural y se vuelve a los valores más antiguos. Es más, se reinventan, mejoran y se refinan hasta el punto de llegar a un producto puramente sofisticado.

Importación de máster en belleza

Un caso semejante podría ser Neutrogena que, al contrario de Shisheido, viene de una de las capitales nórdicas como es noruega. Allí el frío es un valor del día a día por lo que las soluciones cosméticas de esta marca tienen un importante agente regenerador en este caso. Las formulas con las que juega esta marca vienen de mucho tiempo atrás y son más que nada un reinvención de los trucos de belleza tradicionales de este país escandinavo.

Sin embargo, muchas de estas marcas fuera de conservar la entereza de los valores tradicionales en belleza, juventud y regeneración se ha invertido e ciencia para crear un método infalible.

Por eso cuando apostamos por una marca de belleza o la probamos por primera vez también tenemos que tener en cuenta no solo la historia de la firma sino el recorrido en investigación que lleva tras sí. Cuando apostamos por marcas como Shisheido, Lancaster, Olay o Neutrogena estamos hablando de profesionales que lideran el mercado a grandes manzanas. Es decir, que su fama les precede y no han aparecido de repente en el incalculable mercado de la belleza.