Los regalos también sirven para educar a los niños

La infancia suele ser uno de los momentos más dulces de la vida de una persona. Las preocupaciones no pasan de decidir en qué momento comer el siguiente helado y reciben todo lo que necesitan de sus padres.

De hecho, reciben algo mas que lo que necesitan con todas las celebraciones que hay durante el año y eso mismo nos ponen en la tesitura de preguntarnos si todos los regalos que reciben son adecuados. Si en vez de prepararlos para la vida adulta, creamos un mundo con demasiadas expectativas y poco trabajo propio.

niña mira regalo

Los propios psicólogos y expertos en salud infantil dejan entrever que consentir en exceso a los niños y ofrecerles más de lo que pueden asimilar puede convertirlos en adultos con serios problemas de socialización. En concreto, los especialistas hablan de posibles depresiones que se originan en la infancia al no ver cumplidas las expectativas que sus padres crearon en torno a ellos y de actitudes egoístas frente al dolor ajeno.

No todo se produce por hacer un regalo al niño, pero comprarle todo aquello que reclama sin hacerle valorar su importancia también afecta a su comportamiento futuro.

¿Qué regalos son adecuados para niños?

No todos los objetos son acertados para todos los niños o para determinados momentos. Por ello, hay que saber qué cosas tener en cuenta para hacer el regalo perfecto.

Lo primero es descartar los regalos menos educativos y apostar por aquellos que puedan ser interesantes para su aprendizaje.

La manera de conocer sus verdaderos gustos y deseos es escucharlos y pasar tiempo con ellos jugando. Así, podemos ver con qué cosas se entretienen más y a qué otras no prestan atención. El momento más idóneo es mientras realizan la carta de Navidad a los Reyes Magos o Papa Noel.

Según un estudio de Mattel, el 44,4% de los niños escriben la carta con sus padres, pero debería ser el 100% dado que ayudarlos a escribirla servirá para que descubras qué quiere. Además, es recomendable que ellos mismos reflexión y justifiquen sus elecciones para que se den cuenta de lo importantes o no que son para ellos esos regalos. Muchas veces, simplemente deciden pedir todo lo que ven en los folletos de juguetes.

Al comprarlos deberías dejar un tiempo para leer todas sus características, probar sus funcionalidades y asegurarte de que son los regalos ideales. Deberás observar si el juguete se adapta a la edad de los niños y a sus intereses. El gusto de los padres no es lo más importante.

Una clave para acertar con el regalo es que despierte su curiosidad y creatividad, además de que se pueda compartir con otros niños. Los juguetes que los invitan a aprender de forma divertida o a estimular sus habilidades psicomotrices también pueden ser perfectos. Otra opción muy buscada son los Regalos personalizados con fotos, puesto que los niños ven en estos un atractivo especial.

¿Qué pasa cuando son los niños los que hacen los regalos?

Otra forma de educarlos en valores positivos es que ellos también contribuyan en la elección de los regalos que hacen a otros niños.

En muchas ocasiones, los padres compran los regalos para los amigos de los hijos sin su presencia, pero ello conlleva que no se sientan parte del obsequio. Es positivo que sean quienes escojan el regalo, de acuerdo a ciertos items que el padre establezca. Puede aprovechar para inculcarle la importancia del dinero y del ahorro y de saber escoger.

Además de los regalos a compañeros, también celebran los Días del Padre o de la Madre y el fin de curso con obsequios para el profesor. Estos momentos también son perfectos para que ellos mismos formen parte del regalo.

La creatividad del niño puede verse incrementada al ofrecerle crear el regalo, la tarjeta que lo acompañe o, incluso, la decoración del papel que lo envuelve. Siempre es una gran opción incluir regalos personalizados como las tazas o calendarios con las fotos de los más pequeños. Ellos se sentirán protagonistas del regalo y muy valorados si son los que escogen el tipo de artículo.

Por último, cuando el niño obsequia al padre, madre o profesor con un regalo, debe conocer que lo que se pretende es premiar el esfuerzo que han realizado y su atención al niño. Ese mensaje puede estimularlo en su comportamiento positivo con las personas a las que realiza el regalo.

Trabajar en la ilusión por regalar y, no en recibir siempre algo de los demás, puede ser una de las mejores formas de educar a nuestros hijos.