Cuatro consejos para comprar naranjas de primera calidad

Arranca la temporada de las naranjas, una de las frutas más deliciosas y jugosas que no deben faltar en nuestra despensa durante los próximos meses. Pero, ¿sabes en qué tienes que fijarte a la hora de comprarlas para estar seguro de que están en perfectas condiciones?

naranjas-quique-1

Hay varios aspectos que deberías tener en cuenta cuando adquieres este cítrico tan popular. A partir de ahora, intenta que no te den gato por liebre y fíjate en determinados aspectos antes de hacer su compra. Si las compras online, no tendrás problema porque siempre se sirven naranjas a domicilio de primerísima calidad. En cualquier caso, aquí tienes una serie de consejos.

1.- Tamaño: Es un error habitual pensar que a más tamaño, mayor calidad. No es cierto. Por regla general, la naranja suele ser más grande que otro tipo de fruta, pero no tiene que serlo en exceso porque, en realidad, podría acabar teniendo demasiada piel y poca pulpa. Para comprobar que con un tamaño grande no se pierden cualidades, la próxima vez que las compres coge una entre tus manos. Si pesa, es porque tiene contiene una gran cantidad de zumo.

2.- Color: Mucha gente se fija en el color de la fruta. Hay que tenerlo en cuenta porque evidentemente cualquier variedad se distingue por el color que le es propio. De todas formas, no te preocupes en exceso si ves una naranja que en una parte tiene un tono más intenso que en otro. Seguramente se debe a que le ha dado mucho más el sol por una parte, pero eso no quiere decir que no siga estando igual de sabrosa y exquisita.

3.- Piel: Si eres de las personas que compra naranjas en su tienda de barrio habitual, supermercado o mercado, a partir de ahora presta atención a su piel. A simple vista y al tacto, tiene que ser lisa , uniforme y sin brillo. Si al cogerla observas que tiene pliegues o arrugas es porque es una naranja vieja y, por tanto, puede estar ligeramente pasada. Tampoco te fíes de que tenga mucho brillo porque éste se adquiere de manera artificial y nunca de forma natural.

4.- Con tallo: Seguramente has visto naranjas con ese pequeño tallo verde y alguna que otra hoja. Pues bien, las que lo muestran es porque han sido recientemente recolectadas y, por tanto, son más frescas que otras que puedan haber en el mismo sitio. No estaría mal que te decantaras por estas.

Con estos consejos ya puedes comprar naranjas de calidad la próxima vez que tengas que hacerlo. Recuerda fijarte bien para que puedas disfrutar al máximo de su sabor y frescura.