Consejos para reformar tu cocina

La renovación de nuestra casa es algo a lo que, tarde o temprano, debemos enfrentarnos. Bien porque llevemos muchos años en nuestro hogar y necesitemos darle un cambio de aire, bien porque acabamos de entrar a vivir a una nueva casa y necesitamos darle nuestro toque, cambiar algunas estancias de la casa se hace imprescindible en algún momento de nuestras vidas.

Dentro de la renovación del hogar, las cocinas y los baños son los que más quebraderos de cabeza suelen dar. Hoy vamos a abordar las primeras, las cocinas y para darte los mejores consejos hemos consultado con Grupo Gibeller (puedes ver todas las opciones que tienen para cocinas aquí: www.gibeller.es/familia/cocinas/). Esto es lo que tienes que tener en cuenta.

Imágenes: Pinterest

Imágenes: Pinterest

 

Antes de empezar…

En la mayoría de los casos, cuando queremos reformar la cocina nos imaginamos un cambio total pero el presupuesto a veces no nos lo permite. En estos casos, un pequeño cambio, pero bien planificado, puede ser un respiro para el bolsillo mientras nuestra cocina se vuelve más moderna y, sobre todo, más nuestra.

Eso sí, cuando vamos a cambiar sólo una parte de la cocina, la reforma se complica un poco ya que debemos tener en cuenta que debe combinar con el resto de elementos que ya tenemos. En estos casos un cambio en las paredes, suelo, electrodomésticos o un toque en los muebles puede ser suficiente. Aquí te damos alguna idea.

Reutiliza tus muebles

Si tus muebles están bien y es sólo una cuestión de moda, pintarlos, cambiar las puertas o modificar los tiradores puede ser una solución rápida y efectiva.

Si tu cocina es de tonos neutros puedes arriesgar con el color de los muebles que, te aseguramos, dará un toque totalmente diferente a tu cocina. Rojos, amarillos o verdes, por ejemplo, pueden hacer que tu cocina parezca nueva. Si es de madera, quizás una mano de barniz ayude a que parezcan nuevos ;)

 

Nuevos electrodomésticos

La mayoría de las veces lo que más anticuado queda (y más problemas da) son los electrodomésticos, por la vida útil que éstos tienen. Aunque resulte un cambio caro, seguro que los nuevos electrodomésticos que compres sean más eficientes y, por lo tanto, ahorres en energía.

 

Cambiando las paredes

Las paredes son una de las principales quejas y, si tienes azulejos, los que más obra pueden necesitar. Una solución es, en vez de cambiar los azulejos, trabajar encima de ellos, alisándolos o colocando vinilos o papeles pintados.

Eso sí, antes de tomar cualquier decisión consulta sobre cómo realizar cualquier cambio encima del azulejo, ya que es un material que no siempre responde bien a todos los materiales (colas, pinturas…).

 

Y las encimeras

Otro de los elementos que más cambian una cocina son las encimeras. Además, suelen estropearse a menudo por el uso diario así que cambiar la encimera eligiendo un nuevo color o material conseguirán una renovación tremenda.

Lo mismo pasa con los fregaderos y griferías. Si está muy rallado o simplemente un poco pasado de moda, este sencillo cambio dará un toque nuevo a tu cocina.

 

A tus pies

Y, al igual que sucede con las paredes, el suelo es otro de los elementos que más cambian la cocina. Un suelo vinílico es uno de los materiales que puedes colocar sobre tu suelo, pero puedes consultar otras opciones para darle un toque diferente.

Si además tienes gres en el suelo, este cambio conseguirá darle un toque más cálido a tu cocina y, sobre todo, ¡verás un gran cambio en esta estancia!